Un vapor ozono se puede considerar como uno de los aparatos imprescindibles en cualquier centro de estética. Contribuye de manera importante a la efectividad de múltiples tratamientos y ayuda a crear una sensación de bienestar en el cliente.

VAPOR FRIO Y CALOR